LA COLONIZACIÓN INGLESA
por José Miguel Jiménez (Margen Cero)


     A pesar de que el conflicto de Irlanda del Norte se encuadre normalmente dentro de uno de los peores episodios del Siglo XX, sus orígenes se remontan varios siglos atrás, concretamente al año 1170, cuando con la caída de Dublín en manos del ejército inglés dirigido por el conde Pembroke, se inicia la ocupación de la isla por parte de Inglaterra.

     Como cualquier otra colonia existente en aquella época, el racismo y la consideración de los nativos como ciudadanos de segunda clase marcan las relaciones entre Irlanda e Inglaterra, llegando a su peor momento en el año 1536 con el cisma surgido entre Enrique VIII, rey de Inglaterra, y las autoridades católicas de Roma. La creación de la iglesia anglicana es rechazada por el pueblo irlandés, evangelizado en el siglo V por San Patricio y reserva de la espiritualidad católica durante el largo período de ocupación bárbara en Europa. En 1569 se celebra la conferencia de Munster, en la que el pueblo irlandés acuerda la defensa de su pueblo y de la religión católica frente a la ocupación inglesa.

 

    

     La respuesta inglesa no se hace esperar y se ordena el aplastamiento por las armas de los rebeldes, surgiendo la idea de constituir un enclave protestante, principalmente con colonizadores escoceses, en la parte norte de la isla que cuenta con las tierras más fértiles y desplaza a la población irlandesa hacia el sur.

     La verdadera colonización empieza en este momento. Las concesiones de tierras a los colonos presbiterianos se realizan bajo la condición de contratar únicamente mano de obra inglesa o escocesa. Las relaciones entre colonos y nativos son mal vistas por la comunidad inglesa llegando a considerar traidor a la persona que inicie una relación amorosa con una católica. Las vejaciones y humillaciones provocan la revuelta de 1641, en la que tras una guerra que dura doce años, se produce la victoria de las tropas invasoras con la muerte de cinco sextas partes de la población irlandesa, la pérdida de los más elementales derechos fundamentales y el reparto del suelo irlandés a manos de los colonos presbiterianos.

     El intento de liberación por parte del derrocado rey Jacobo II junto con la ayuda del rey de Francia, Luis XIV, es sofocado por Guillermo de Orange, rey de Inglaterra, que dirigiendo a su ejército aplasta las fuerzas de oposición el primero de julio de 1690 en la ciudadela de Derry, hecho que sigue siendo conmemorado por los protestantes del Ulster en la actualidad. La colonización continúa su desarrollo con la llegada de hugonotes franceses, mercenarios, funcionarios rapaces, clérigos fanáticos del anglicanismo, lo que supone que se persiga, aún más, a los católicos irlandeses, prohibiéndoseles la celebración de misas sino realizan antes el juramento de lealtad a la Corona protestante.

     La peste en las plantaciones irlandesas y el consiguiente período de hambre, que afecta principalmente a los nativos, provoca un prolongado movimiento de migración hacia América del Norte de más de la mitad de la población irlandesa. Sin embargo, la independencia de los Estados Unidos incide favorablemente en la situación irlandesa. El miedo a una nueva revuelta provoca una serie de cambios en las estrictas normas, como la autorización de la enseñanza de los católicos y el libre ejercicio de su culto. En 1783, el parlamento de Westminster reconoce a Irlanda como nación, aunque sujeta a las leyes inglesas.

     Sin embargo, en 1800, tras una serie de intentos de insurrección irlandesa nuevamente aplastados por el ejército inglés, se decreta la unión entre Gran Bretaña e Irlanda, suponiendo de nuevo la desaparición de Irlanda como estado. A pesar de que los representantes irlandeses en el parlamento de Westminster pertenecen al estrato colonizador, en 1828 Daniel O´Connel se convierte en el primer católico admitido en el parlamento. Los intentos reformistas llevados a cabo por O´Connel y la celebración de asambleas multitudinarias de irlandeses, provocan una nueva persecución por parte de los colonos británicos que sumada a una devastadora plaga que destruye las cosechas de patatas, principal alimento de la población irlandesa, producen la muerte de más de un millón de personas y la nueva migración hacia Estados Unidos de una cifra casi equivalente, ante la nula ayuda proporcionada por el Gobierno británico.

INDEPENDENCIA DE IRLANDA

     Debido a las presiones independentistas irlandesas, en 1912 la cámara baja del parlamento británico presenta un acta para el Home Rule de Irlanda, es decir, un gobierno semiautónomo, adscrito al británico, cuya aplicación es pospuesta por el inicio de la Primera Guerra Mundial. Los irlandeses se impacientan ante la demora y el lunes de Pascua de 1916 se sublevan proclamando su propio gobierno provisional, el cual es derrotado tras una semana de enfrentamientos con los ejércitos imperiales británicos. El IRA (Ejército Republicano Irlandés) nace en estos enfrentamientos y permanecerá en la clandestinidad durante los siguientes años de enfrentamientos, colaborando en las acciones que los republicanos irlandeses tomarán para tratar de lograr la declaración de la república y la unión.

     El Gobierno británico en 1922 declara la autonomía parcial, pero considerando que el país se hallaba dividido entre católicos y protestantes, mantiene el control sobre seis de los nueve condados en el norte de la isla, llamado Ulster, los cuales tienen la mayoría de población protestante. Irlanda del Sur se declara independiente y se convierte en el Estado Libre Irlandés, bajo el dominio de la corona británica.

     En 1949, el Estado Libre se convirtió en la República Irlandesa, rompiendo formalmente los últimos vínculos con la Commonwealth; asimismo continúan las reclamaciones del gobierno irlandés y del IRA por conseguir la unión de toda la isla.

EL CONFLICTO SE TRASLADA AL ULSTER

     La situación de los católicos que habitaban Irlanda del Norte se vuelve insostenible, ya que son considerados ciudadanos de segunda clase, con menores posibilidades económicas, de educación y de empleo, siendo rechazados por los protestantes que mantienen el control efectivo de las instituciones. Esta situación motivó la creación en 1967 del NICRA (Asociación de los Derechos Civiles de Irlanda del Norte), formada por católicos y protestantes, cuyo objetivo era el tratamiento igualitario para todos los irlandeses del norte. A pesar de practicar una política pacífica, los sectores protestantes extremistas tomaron este movimiento por los derechos civiles como una amenaza para el estatuto de la región y para sus prerrogativas, atacándolo violentamente y generando unos violentos disturbios que provocan que en abril de 1969 el gobierno de Irlanda del Norte solicite la presencia de tropas británicas para proteger las instalaciones estratégicas de la región.

     El IRA se divide entre los que predican la no violencia y crean el Partido de los Trabajadores y los que consideran que hay que continuar con la lucha violenta, creando el «IRA provisional» apoyado por el Sinn Feinn ('Nosotros mismos'), partido político formado en 1905 y que desde este momento es considerado como el ala política del IRA. Los ataques terroristas se suceden contra el ejército británico y el RUC, grupo paramilitar protestante encargado de la represión de los católicos, junto con los Voluntarios del Ulster (UVF) y la Orden de Orange, logia protestante que representa la posición más recalcitrante dentro de Irlanda del Norte, y que es realmente quién maneja todas las instancias políticas y económicas.

     El resultado de la lucha, entre 1969 y 1994, es de tres mil muertos por paramilitares protestantes y católicos, el ejército británico y las fuerzas policiales del Ulster. El gobierno británico decide asumir toda la responsabilidad por el mantenimiento de la ley y elimina el gobierno de Belfast instalando un sistema de gobierno directo. A finales de 1973, se crea una Asamblea y un gobierno norirlandés donde protestantes y católicos deberían compartir el poder, sin embargo, una huelga general realizada por la oposición protestante al gobierno compartido lleva al estado de emergencia y a la renuncia de la Asamblea.

     En 1985 , el Consejo Intergubernamental Anglo irlandés formado en 1980 llega al acuerdo de que el gobierno de Dublín pase a tener intervención regular en asuntos políticos, jurídicos, de seguridad y fronterizos de Irlanda del Norte. Se inician las investigaciones sobre los grupos paramilitares protestantes ante la acusación de disparar contra sospechosos de terrorismo sin intentar detenerlos.

COMIENZA EL PROCESO DE PAZ

     En 1994, tras 25 años de atentados, el IRA declara el cese del fuego unilateralmente, apoyado por el Sinn Feinn, aunque en 1996 lo abandona con un nuevo atentado en Gran Bretaña, tratando así de que el Sinn Feinn sea incluido en las conversaciones de paz iniciadas dos años antes. Así, en 1997 el IRA anuncia un alto al fuego definitivo de las armas, dos meses después de que el partido laborista de Tony Blair ganara las elecciones generales británicas. Seis semanas más tarde, el Sinn Feinn se une por primera vez en la historia a las negociaciones de paz.

     El 10 de abril de 1998 se firma el Acuerdo de Viernes Santo tras las negociaciones entre los gobiernos británicos e irlandés, y ocho partidos políticos. El acuerdo crea una legislación que establece un equilibrio entre los derechos y obligaciones de católicos y protestantes, dándole al Sinn Feinn un papel clave en el gobierno de la provincia. Al mes siguiente se celebra un referéndum en ambos lados de la frontera irlandesa que apoya por una abrumadora mayoría el acuerdo de paz. Como parte del acuerdo, la República de Irlanda desiste del reclamo constitucional de su país al territorio del Ulster. En las elecciones para la asamblea autonómica, los resultados dan 80 escaños para los colaboradores del acuerdo y 28 para los opositores.

     El 15 de agosto, una escisión del IRA, el autodenominado «IRA Auténtico», en un atentado con coche-bomba en Omagh, mata a 29 personas en el peor atentado en 30 años. Al día siguiente, también declara un alto el fuego. En diciembre comienza el desarme del primer grupo paramilitar, la protestante Fuerza Voluntaria Lealista.

     El 1 de diciembre de 1999, Irlanda del Norte consigue su propio gobierno, en coalición con los protestantes y católicos, tras 27 años de gobierno directo desde Londres. Tras una serie de tiras y aflojas, el 23 de octubre de 2001, el IRA anuncia haber iniciado su desarme, lo que supone un gesto sin precedentes en la historia de la organización terrorista.

 

____________________________
Imágenes (orden descendente):
Mapa de Irlanda en 1609, mostrando el proceso de colonización, By derivative work: Edward the Confessor (talk)
Map_of_Ireland_in_1609.gif: www.wesleyjohnston.com (Map_of_Ireland_in_1609.gif) [Public domain],
via Wikimedia Commons | Antigua sede del Sinn Fein en la ciudad de Dublín cerca de Capel Street,
I, Elemaki (José Porras) [CC-BY-SA-2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5)], via Wikimedia Commons

 

  Compartir
Página Principal / Artículos / Imagen / Contacto / Síguenos en Facebook

(Revista Almiar) Margen Cero™ (2003) - Aviso legal